sábado, 15 de diciembre de 2012

SISTEMA ENDOCRINO Y CONDUCTA




Lámina de Netter


EL CONTROL INTERNO DEL ORGANISMO
Todas las funciones de nuestro cuerpo  están  coordinadas por dos grandes sistemas: NERVIOSO Y ENDOCRINO. Estos dos sistemas han evolucionado paralelamente y colaboran mutuamente desde sus orígenes en perfecta armonía.
Endocrino significa que vierte su producto directamente a la sangre, al contrario de exocrino que significa que vierte su contenido hacia el exterior, a través de conductos especiales.
El sistema nervioso alcanza todo el  organismo mediante células y fibras nerviosas. El sistema endocrino se encuentra repartido por diferentes regiones del cuerpo por medio de  las glándulas endocrinas y alcanza a sus órganos “diana” mediante la sangre. Ambos sistemas podrían considerarse como sistemas de comunicación entre los órganos, tejidos y células del organismo.
La acción del sistema nervioso es rápida y a corto plazo. La acción del sistema endocrino es lenta y a largo plazo; sus efectos se van viendo a lo largo de la vida de un individuo. Los dos sistemas están muy relacionados y  El HIPOTALAMO es el encargado de enlazarlos, siendo parte constituyente de ambos sistemas.   El sistema endocrino se regula desde el Hipotálamo a traves de la HIPÓFISIS.
(Es muy importante que los estudiantes revisen la anatomía, fisiología y conexiones  del hipotálamo, cuando estudien el sistema endocrino y su relación con la conducta)
La acción de las diferentes hormonas se ejerce sobre los órganos o células diana, que están programadas para responder a los estímulos hormonales. Los efectos son muy variados y se irán estudiando en cada una de las diferentes glándulas. De forma general, podemos decir que afectan al metabolismo celular, activando o desactivando genes o proteínas específicas.
Tanto el exceso como el déficit de la producción de una determinada hormona suelen producir enfermedades por hiperfunción o hipofunción de una glándula determinada.
El EJE HIPOTÁLAMO-HIPÓFISIS se  puede considerar como una unidad funcional que se encuentra situado dentro del cráneo, en la base del encéfalo.
El Hipotálamo tiene una función nerviosa (se relaciona con el sueño, temperatura, respuestas vegetativas y con sensaciones como la sed, el hambre) y otra endocrina (coordina toda la función hormonal). Elabora factores de liberación (releasing  factor)  que están relacionadas con la función de la Hipófisis. Los compuestos liberados por el hipotálamo activan o inhiben la producción de las hormonas de la hipófisis. Asi, por ejemplo, existe un factor  liberador de la  hormona que provoca secreción de la glándula tiroidea.
La Hipófisis es un pequeña glándula endocrina que cuelga del hipotálamo. Del tamaño aproximado de una aceituna. Es la glándula central y rectora de las demás glándulas de secreción interna o periféricas.  Está dividida en varios lóbulos. Los que tienen relación con el sistema endocrino son: la Adenohipófisis o hipófisis anterior  y la Neurohipófisis o hipófisis posterior.
La parte intermedia de la glándula produce melanotropina que induce la formación de melanina.
ADENOHIPOFISIS O HIPOFISIS ANTERIOR PRODUCE LAS SIGUIENTES HORMONAS:
TSH que estimula la glándula tiroides, ACTH que estimula a la corteza suprarrenal, STH que estimula a todo el cuerpo para provocar crecimiento, LH estimula a las gónadas (masculina y femenina), FSH estimula ambas gónadas, Prolactina estimula la secreción de leche después del parto. En el ovario estimula la síntesis de progesterona en el cuerpo lúteo.
En los hombres, el incremento de  la prolactina puede afectar la función adrenal, el equilibrio electrolítico, ginecomastia, algunas veces galactorrea, decremento del libido y disfunción eréctil.
 La HIPERPROLACTINEMIA es el aumento de los niveles de la hormona prolactina en sangre. La prolactina es una hormona sexual que cumple un papel fundamental durante la lactancia materna.
NEUROHIPÓFISIS O HIPÓFISIS POSTERIOR PRODUCE LAS SIGUIENTES HORMONAS:
Antidiurética (ADH)  o vasopresina  que actúa sobre los riñones reduciendo la cantidad de orina y Oxitocina que actúa sobre el útero  produciendo contracciones durante el parto y las mamas impulsando la leche. La oxitocina es activada durante el la respuesta  sexual,  provocando el orgasmo. Cuando el recien nacido succiona el pezón estimula, por vía sensitiva, los núcleos supraóptico y paraventricular del hipotálamo,  los cuales producen oxitocina, que llega a la hipófisis posterior por vía de fibras nerviosas y de allí son vertidos a la sangre y  así a las mamas, donde estimulan la excreción de leche.
Ambas hormonas (ADH y Oxitocina) se producen en el hipotálamo y desde allí llegan a la hipófisis por medio de fibras nerviosas.
Ahora vamos a revisar las glándulas periféricas y hormonas  que guardan relación con la conducta.
TIROIDES  
Se encuentran en la parte anterior del cuello, rodeando a la tráquea y la laringe.
El Tiroides es una glándula regulada por la hipófisis  mediante la hormona TSH (hormona estimulante del tiroides) y produce varias hormonas: la tiroxina y la triyodotironina, que  mantienen una acción favorecedora  sobre el metabolismo celular, el crecimiento y el desarrollo del sistema nervioso. También produce calcitonina que actúa sobre el tejido óseo.
Al aumento de los niveles de hormonas tiroideas se le llama HIPERTIROIDISMO  produce manifestaciones  como  adelgazamiento, inquietud, ansiedad, temblor, sensación de calor,  aumento de la presión arterial sistólica y disminución de la diastólica y palpitaciones.
 A la disminución de las hormonas tiroideas se le llama HIPOTIROIDISMO y produce síntomas conductuales como: decaimiento, cansancio, aumento de peso, somnolencia, debilidad, letargia, hipomnesia, palidez, lenguaje lento (bradiplalia), edema en la cara con expresión facial de cansancio, entre otros.
Hipotioroidismo infantil (cretinismo) se le llama cuando la deficiencia de hormonas tiroideas se presentan en la infancia y provoca un retardo en el desarrollo intelectual y en el crecimiento general, por ello es necesario diagnosticarlo y tratarlo de manera temprana, ya que una vez instaurado es irreversible. 
 GLÁNDULAS SUPRARRENALES
Se encuentran encima de los riñones.
En estas glándulas se pueden distinguir dos zonas perfectamente diferenciadas:
La medula, que produce adrenalina (epinefrina) y noradrelanina (norepinefrina). Estos compuestos actúan en el sistema nerviosos vegetativo simpático, alertando al organismo ante situaciones de emergencia o estres.
La corteza,  produce cortisol que interviene en el metabolismo de los lípidos, siendo estimulada su producción por la hormona hipofisaria ACTH (adrenocorticotropa) y   aldosterona que interviene en la regulación de sodio y potasio en sangre. Estas hormonas son activadas por el estrés para ofrecer al organismo mayor aporte de energía.


GLÁNDULAS SEXUALES O GÓNADAS
 Se consideran glándulas mixtas, puesto que forman parte del Aparato Reproductor, vierten secreciones al exterior a través de conductos y, además, producen hormonas que vierten a la sangre. Producen los gametos: el testículo produce espermatozoides y el ovario óvulos.
La glándulas sexuales o gónadas son: Los Ovarios en el sexo femenino y los Testículos en el sexo masculino.
Las hormonas sexuales empiezan a producirse en la Pubertad y originan la diferenciación sexual y los caracteres sexuales secundarios.
LOS OVARIOS  producen estrógenos y progesterona. Los estrógenos estimulan la aparición de los caracteres sexuales secundarios (distribución femenina de la grasa, crecimiento de las mamas, crecimiento del vello púbico, estimula la pigmentación de la areola mamaria, etc.) e  interviene en el ciclo menstrual de la mujer. La progesterona favorece la proliferación del endometrio en la segunda mitad del ciclo menstrual, preparándolo para el embarazo.
La FSH, o gonadotropina folicular, interviene en la primera fase del proceso, estimulando la formación del folículo, y mantiene su intervención, aunque de forma reducida, en la segunda mitad del ciclo; además esta hormona favorece el tropismo del ovario
La LH, o gonadotropina luteoformadora, interviene en un segundo tiempo y solo cuando la FSH ha actuado y continua actuando. La LH induce la formación y la secreción de estrógenos por parte del ovario y provoca la rotura del folículo, con la consecuente liberación del óvulo; estimula, además, la transformación del folículo en el cuerpo lúteo.
El descenso del nivel de estrógenos afecta el estado emocional de mujer, provocando irritabilidad, fatiga, depresión, hipersensibilidad y decaimiento,  como ocurre en algunas mujeres varios días antes de la menstruación, cuando presentan en llamado Síndrome de Tensión Premenstrual y en la menopausia.
LOS TESTÍCULOS producen andrógenos u hormonas sexuales masculinas, cuya hormona más importante es la testosterona, que es la encargada de desarrollar los caracteres sexuales masculinos en la pubertad, tales como incremento del tamaño de los órganos genitales  y aparición de los caracteres sexuales secundarios (barba, incremento de la masa muscular, hipertrofia de la laringe con disminución del tono de voz  una octava, vello corporal, etc). También tienen efectos en la conducta,  como  estimular  el deseo sexual en hombres y en mujeres, además provocan actitudes más agresivas. Es preciso señalar que las mujeres también producen estas hormonas, en pequeñas cantidades, en las glándulas suprarrenales.
Se denomina hipogonadismo a la  disminución de la función testicular, tanto la disminución de la testosterona como la espermatogénesis (producción de espermatozoides). El hipogonadismo   antes de la pubertad provoca un infantilismo sexual en el hombre: poco desarrollo de los genitales, falta de vello facial, escaso vello púbico,  voz de tono agudo, escaso desarrollo muscular y poco deseo sexual.
La homosexualidad y transexualidad no están producidas por disminución de la testosterona. Tampoco se ha demostrado que un aumento de hormonas sexuales femeninas produzca cambios en la preferencia sexual de los hombres. El aumento de prolactina disminuye el deseo sexual y produce disfunción eréctil, pero no induce homosexualidad. La gran mayoría de  los homosexuales (hombres y mujeres)  no presentan  alteraciones hormonales que justifique su conducta. La castración disminuye el deseo sexual en los hombres, pero no cambia su preferencia sexual.
La preferencia sexual no se elige voluntariamente, el ser humano “descubre” su preferencia, no la escoge.
RETROALIMENTACIÓN O FEEDBACK
Las hormonas son compuestos químicos que ejercen su acción en pequeñas cantidades. Existe un equilibrio entre la secreción de la hormona y su eliminación. Las variaciones de las cantidades de hormonas presentes en la sangre pueden producir alteraciones y como consecuencia enfermedades.
La eliminación de las hormonas se produce por la orina o mediante su metabolismo en el hígado.
El mecanismo de Producción-Acción-Inhibición se resume en el siguiente esquema:
Ante un estímulo, generalmente nervioso o químico, se inicia la producción de una hormona en pequeñas cantidades. La hormona viaja por la sangre hasta el órgano diana y allí ejerce su acción. Los niveles de la hormona en sangre son los que interrumpen su producción. Este mecanismo que mantiene el equilibrio hormonal, se denomina Retroalimentación o Feedback.
GLÁNDULA PINEAL O EPÍFISIS
Es una pequeña glándula (0,5 cm de diámetro) que está localizada en el techo del diencéfalo, sobre la lámina cuadragésima. Desde que se descubrió se le han atribuido muchas funciones, pero todavía no se ha logrado un consenso sobre su auténtica función en los humanos. En animales de experimentación segrega la hormona melatonina a partir de la serotonina.
 La epífisis, sensible a la luz, está relacionada con la regulación de los ciclos de vigilia y sueño o ritmos circadianos. Aunque el ciclo vigilia-sueño es el más obvio de los ritmos circadianos (circadiano significa que dura un día) no es el único, casi todas las funciones hormonales tiene un ritmo: la secreción de ACTH disminuye por la noche y aumenta por la mañana, la secreción de vasopresina disminuye por la noche, la temperatura y la presión arterial aumentan por la mañana;  estos ritmos sirven para adaptarse a las circunstancias  del medio.  La oscuridad estimula la producción de melatonina. Los déficits de melatonina casi siempre van acompañados de  insomnio; además  el déficit de melatonina parecería tener  una paulatina aceleración del envejecimiento.
Es necesario advertir que el tratamiento con melatonina para el insomnio todavía es motivo de controversias. 
 
Referencias:
Castro  R. (2009) Sexología para médicos generales, (sin editar) medicinapsicológica.blogspot.com
Guyton, A. (2009) Tratado de fisiología Médica, XXI edición, Ed. Océano, Barcelona.
Pinel, J. (2009) Biopsicología (VI Edición)  Pearson Educación, Madrid.
Psicología para todos (2011) Ed. Océano. Barcelona.
Purves, D. et al.( 2010) Neurociencia. Ed. Panamericana. Madrid
Williams,R. (2000) Tratado de Endocrinología, Salvat. Barcelona.
 
 
 
 
 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario